El Consejo Regulador de la I.G.P. Ternera Asturiana pone en marcha un proyecto para potenciar la comercialización de carne de vacuno asturiano.

El Consejo ha iniciado los trámites para la creación de la Marca de Garantía de Vacuno Mayor Asturiano en 2016, y prevé contar con la misma en el primer semestre de 2017.

A lo largo de 2016, el Consejo Regulador de la I.G.P. Ternera Asturiana ha avanzado en la tramitación de esta nueva certificación, que tiene por finalidad poner en valor la carne fresca procedente de las añojos, novillas, vacas, cebones, toros y bueyes del Principado de Asturias, procedentes de las principales razas autóctonas existentes, Asturiana de los Valles y Asturiana de la Montaña.

Con la puesta en marcha de este indicativo, el Consejo Regulador de Ternera Asturiana pretende promover la comercialización y las garantías que se ofrecen a los consumidores en cuanto a la calidad y al origen de este tipo de productos. A medio plazo se prevé que se acojan a esta Marca de Garantía más de 5.500 explotaciones ganaderas, alcanzándose un potencial de certificación de más de 100.000 cabezas, lo que podría suponer una comercialización de 30.000 toneladas de carne de vacuno con este distintivo de calidad, lo que sin duda supondrá un positivo impacto en la economía de la región.

Durante la mañana de hoy, los responsables de Ternera Asturiana, promotores de esta Marca de Garantía, representados por su Presidente, Sergio Blasco, y los responsables de la Consejería de Desarrollo Rural y Recursos Naturales, representados por la Consejera de Desarrollo Rural y Recursos Naturales, Dª. Mª Jesús Álvarez González, y el Director de Desarrollo Rural y Agroalimentación, Jesús Casas, han firmado el Reglamento de Uso de la Marca de Garantía Vacuno Mayor Asturiano. Dicho documento marca las características técnicas y controles de calidad que habrá de superar la carne de los animales de las razas Asturiana de Valles y Asturiana de Montaña para ser amparados por la Marca de Garantía Vacuno Mayor Asturiano.

Con el informe favorable de la Consejería, el Consejo Regulador, que ya es titular de la marca Vacuno Mayor Asturiano, realizará la solicitud para la misma como Marca de Garantía a patentes y marcas, previendo que dicho trámite pueda estar cumplido en el primer semestre de 2017, momento a partir del cual ya podrá comercializarse la carne procedente de los animales amparados bajo dicha denominación.

Esta Marca abarcará las producciones procedentes de la totalidad del territorio asturiano. Los animales deberán nacer, criarse, engordarse, sacrificarse y faenarse en Asturias, con el objetivo de preservar la especificidad y controlar las condiciones de obtención del producto. Para comprobar que el producto es originario de la zona, el Consejo Regulador establecerá diferentes registros e identificará el producto en cada fase del proceso de obtención de la carne, garantizando su trazabilidad en todo momento hasta el consumidor final.

Los inspectores del Consejo Regulador realizarán un control sistemático de todas las ganaderías inscritas, en los aspectos relacionados con animales, alimentación y registros, identificación y bienestar, comprobándose que se siguen unas pautas de manejo tradicional que incluye la alimentación de los animales a base de recursos naturales (aprovechamiento de pastos de montaña, henificación, utilización de pastos naturales en los valles,…) según las peculiaridades que han marcado tradicionalmente la producción cárnica asturiana y que están ligadas a factores geográficos y sociológicos propios del Principado. Los sistemas de producción y las prácticas ganaderas deberán favorecer en todo momento la protección medioambiental y el bienestar de los animales, aspectos clave para una producción sostenible.

Esta acción se enmarca en el proyecto de ordenación y organización territorial de las producciones de vacuno de carne de Asturias bajo marca de calidad, que forma parte del plan estratégico 2014-2018 del Consejo Regulador.

Dentro del mismo, este año se ha tramitado también la modificación del Pliego de condiciones de la I.G.P. Ternera Asturiana para reducir el periodo mínimo de amamantamiento actual de 5 meses a 4, adaptando así la norma a la práctica ganadera tradicional. Para abordar dicha modificación, a instancia de los sectores implicados, se ha realizado un estudio técnico, preceptivo para su solicitud a la Consejería de Desarrollo Rural y Recursos Naturales, que una vez registrado por el Consejo, ha contado con la aprobación tanto de la misma como del Ministerio. Tras una fase de información que se desarrollará los próximos días, la modificación será ejecutiva una vez cuente con el visto bueno de la Comisión Europea.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *