Sistemas de explotación

Indicación Geográfica Protegida. Consejo Regulador Ternera Asturiana

Explotaciones de vacuno de carne extendidas por toda la región

Asturias en una región típicamente ganadera, pudiendo encontrar explotaciones de vacuno de carne extendidas por toda la región, desde la costa hasta los más altos puertos de montaña.

Hay tres tipos de sistemas de explotación diferentes, que vienen determinados por la situación geográfica de la ganadería y por los recursos alimenticios de que dispone. Estos tres sistemas son el tradicional, el semiintensivo o semiestabulación regular y el de praderas mejoradas..

El sistema tradicional de manejo de la raza es el que se desarrolla en las zonas montañosas del sur centro occidente asturiano, desde Aller a la sierra de Cangas del Narcea. Se trata por lo general de explotaciones pequeñas que dependen mucho de la superficie de comunal de pasto (puertos), en las que los partos se concentran mayoritariamente entre el final de invierno y principio de la primavera.

El sistema se basa en el aprovechamiento de los prados cercanos a la explotación en primavera y otoño, hasta que las nevadas obligan a la estabulación, y un pastoreo estival en puertos de montaña, momento en que se siegan los prados para hacer para la alimentación invernal del rebaño.

Dentro de este sistema hay localidades en las que durante los meses de verano desplazan todo el rebaño (vacas secas, novillas y vacas paridas con cría) y otras en las que sólo desplazan las vacas secas y las novillas, dejando las vacas paridas en las cercanías de la explotación, bien porque la explotación esté muy próxima a los pastos y los animales no tienen dificultad en regresar a dar de mamar al ternero o bien porque sólo se desplacen las vacas secas, quedando las paridas en las inmediaciones de la explotación.

Este sistema de manejo se da en las zonas bajas del territorio asturiano, próximas a la costa. La orografía de estas zonas es favorable y facilita las tareas agrícolas, permitiendo una alimentación más sofisticada que el sistema de manejo tradicional. La alimentación de las vacas se basa en ensilados de maíz y pradera, hierba seca, hierba verde en pesebre y pienso. El uso de la inseminación artificial está generalizado, y por tanto, la paridera se reparte a lo largo del año.

Los animales son estabulados en invierno, pastoreando en primavera y otoño en los prados de la explotación y monte cercano, con estabulación nocturna. En verano las vacas paridas suelen estabularse por el día y salir al pasto al oscurecer, mientras que las vacas secas y novillas permanecen todo el día fuera.

Este es un sistema de explotación típico del occidente asturiano (Concejos de Óscos, Allande y Tineo fundamentalmente), de reciente implantación en Asturias. Las explotaciones donde se desarrolla están ubicadas en zonas que si bien pueden estar a bastante altura sobre el nivel del mar, orográficamente están definidas por colinas de pendiente suave y por tanto fácilmente mecanizables, lo que facilita mucho su explotación.

Generalmente son explotaciones de gran superficie que cuentan en con un número elevado de vacas madres, cuyo sistema de explotación está basado en pastoreo permanente durante todo el año, lo que simplificar el manejo del rebaño. Sólo se encuadran en caso de fuertes nevadas, alimentándose entonces con ensilado de hierba y con hierba seca en menor medida.