Alimentación

Indicación Geográfica Protegida. Consejo Regulador Ternera Asturiana

Punto fundamental en los controles realizados por el Consejo Regulador.

La alimentación de los animales es un punto básico en la calidad y seguridad de los productos de ellos obtenidos, y por ello es un punto fundamental en los controles realizados por el Consejo Regulador.

Está basada en el aprovechamiento de los pastos naturales, desde los más cercanos a la explotación hasta los pastos de montaña en temporadas climatológicas más benignas, en función del tipo de manejo, suplementada con forrajes y ensilados en los periodos más fríos.

El amamantamiento de los terneros se realiza como mínimo durante los primeros cinco meses, período en el que los terneros acompañan a las madres a los pastos, produciéndose un destete progresivo a medida que los terneros van incrementando su consumo de pasto natural.

En la alimentación suplementaria se utilizan productos naturales autorizados por el Consejo Regulador, estando expresamente prohibido el uso de materias de origen animal y sustancias que puedan interferir con el ritmo normal de crecimiento de los animales, así como aquellas que supongan un riesgo para el consumo o un menoscabo de la calidad de la carne.

El fundamento de la alimentación basada en el amamantamiento, el pasto natural y la posterior suplementación con concentrados a base de cereales y leguminosas, confiere al producto características específicas en cuanto a color, flavor, terneza y jugosidad, según investigaciones realizadas por el Servicio Regional de Investigaciones y Desarrollo Agroalimentario del Principado de Asturias (SERIDA).

Además se ha comprobado que los animales alimentados con pasto presentan un elevado porcentaje de compuestos como los ácidos grasos poliinsaturados, que resultan beneficiosos para la salud humana.